disciplina tiene recompensas multiples Para cada esfuerzo disciplinado habrá una recompensa múltiple

Como buenos Latinos siempre preferimos el camino fácil y evitar el tener que actuar.

Vivimos en un sistema paternalista que premia al que no actúa. Los gobiernos subsidian desde gasolina hasta alimentos, y los pueblos se mantienen estáticos.

En el campo de las ventas es peor aún. Tratamos de hacer el menor esfuerzo siempre y en cuanto logramos la venta del día, damos por terminado la jornada de trabajo y nos vamos a casa temprano (o peor aún, al Bar a gastarnos lo recién ganado).

Les cuento un estudio reciente en la Capital Mexicana.
Algún oscioso (porque no encuentro otra palabra) estudió porque en días de lluvia hay menos Taxis. La respuesta obvia es, porque todos están ocupados.

Pues no es así. Arrojó el estudio una respuesta sorprendente.
En días lluviosos se ocupan más frecuentemente los taxis. Siendo así que si en un turno completo normal hacen 20 viajes para cumplir con la cuota, con lluvia hacen los mismos viajes en medio día.
Todos supondríamos que es un buen augurio la lluvia porque pueden ganar el doble que un día normal. Podrían realizar 40 viajes.
Pues No.  El taxista prefiere irse temprano a casa o al cine pues ya obtuvo la paga normal del día. ¿Y la clientela?… mojándose!

O sea que concluyendo, si hacemos el menor esfuerzo, con cumplir basta. No hay ambición ni ganas de superación.

Si esos taxistas fueran disciplinados, estarían acostumbrados a cumplir siempre con su horario completo. Y llegar a casa con el doble de ganancias como recompensa.

Y aunque ustedes estén pensando que la recompensa era ir al cine, no es así porque no había dinero extra para ir al cine y se gastó lo del día. Que si hacemos un poco de aritmética, veríamos que la recompensa fue triple ya que no solo llevó el doble de dinero, sino que también no gastó otro tanto en el cine.

Disciplina, Disciplina, estimados colegas nos llevará a triunfar.

No es que te recomiende que dejes de festejar tu primer venta del día, pero sigue trabajando y ya con esa seguridad de tener la venta cumlplida en la bolsa, serás más agresivo y confiado con el próximo prospecto. Es como si fueras futbolista, después de meter un difícil gol, te creces al máximo, y ya no hay quien te detenga, cae un o tras otro gol.

Te invito a que le des una goliza a tus prospectos!

Además te invito a que siguas escuchando la segunda parte de la conferencia de Jim Rohn.

Nota: Vídeo editado para efectos didácticos del original Discipliana para el Éxito, de JimRhon.

Categorizado bajo: Conceptos

Te gustó? Subscribeme a mis RSS feeds para estar enterado!