No es para sacarte de quicio, después de enseñarte a hablar ahora  te digo que mejor no hables.
Pero un poco de humor ayuda a enfatizar la importancia del mensaje.

Relájate y disfruta un buen mensaje…

O sea, un buen mensaje no echa rollos, poco… dice mucho.

Pero no dejes de revisar con detenimiento cómo desarrollar esa importante habilidad de hablar en público.

Categorizado bajo: Speach de Ventas

Te gustó? Subscribeme a mis RSS feeds para estar enterado!