Sin lugar a dudas debe de ser EL MAS SENCILLO, el que más fácil entiendas y entienda tu cliente, trata de evitar a toda costa el uso de anglicismos y tecnicismos que, aunque revelan tus conocimientos, no hacen otra cosa que poner una barrera entre tú y el prospecto.

Si tu interlocutor es de tipo técnico, entonces resuélvele sus dudas con información simple, es decir, deja que él se luzca (sobre todo si es enfrente de sus amigos o conocidos).

Revisaremos en otra cápsula el “Público Comprador” y el papel que juega cada uno en el proceso de decisión.

Por lo pronto recuerda, los más fácil, lo más sencillo.

Otro elemento importante, NO ADIVINES, NO IMPROVISES, la verdad es la verdad y nadie tiene la obligación de saberlo todo, si no sabes, dile a tu prospecto que lo vas a averiguar y se lo comentas, (a veces esta técnica sirve aunque sepas las respuestas).

Receta: cuida de respetar los protocolos, no tomes por “sencillo o popular” lo que debe de ser un lenguaje lleno de respeto y altamente profesional.

 

Francisco Olivares A.

Categorizado bajo: Recetas mágicas

Te gustó? Subscribeme a mis RSS feeds para estar enterado!