trabajo de medio tiempo

Pareciera fácil dedicarte solo una parte de tu día en hacer algo productivo y con proyección.

Pues bien, sí es posible, pero hay que buscarlo, no todos los empleos te permiten dedicar solo una parte de tu tiempo, primero habrás de definir qué significa eso:

Medio tiempo es, medio día? donde la otra mitad la dedicarás a hacer qué¿?

Medio tiempo es sólo unas horas, que acomodarás según la demanda  de trabajo?

Medio tiempo significa que tendrás otra media jornada haciendo otra u otras actividades?

Como verás, medio tiempo tiene sus definiciones que hay que aclarar antes de pensar en hacerlo.

Qué peligros corres?

Medio tiempo no debe de ser medio día laborado, debe de ser un trabajo por proyecto al que le dediques la mitad de tu tiempo disponible por día como promedio, es decir asegúrarte que con ese tiempo puedas avanzar hasta terminar en el tiempo comprometido o antes.

Medio tiempo debe de significar un espacio libre para desarrollar otra actividad, p. ejemplo estudiar o perfeccionar alguna habilidad.

Medio tiempo deberá de representar ingreso completo pero haciéndolo en la mitad del tiempo.

Si lo que buscas es solamente trabajar la mitad de lo requerido, entonces trabajarás el doble del normal en tiempo real, que puede implicar una reducción substancial en tus ingresos.

Ten cuidado que lo que hagas en el medio tiempo de trabajo tenga todas las herramientas que si lo hicieras en  el tiempo completo, es decir, no tomes atajos o hagas las cosas incompletas con el pretexto que solo trabajas la mitad,  así corres el riesgo de hacer solo la mitad del trabajo.

Será muy importante que hagas una asignación de prioridades de forma detallada, quiero decir, qué va primero y después y así sucesivamente, si no es así, corres el riesgo de armar un rompecabezas con piezas faltantes que no te dejarán ver que faltan sino cuando sea demasiado tarde,

Cuida sobremanera tu concentración, el hacer varias cosas al mismo tiempo tiene el inconveniente de que puede perderse foco y hacer todo mal, recuerda el viejo adgio que dice “el que a dos amos atiende, con ambos queda mal”.

Cuando haces trabajos de medio tiempo, trata de aprovechar al máximo el tiempo restante, es casi imposible avanzar y como si fuera una fábrica sonar la campana y dejar de hacer lo que estabas haciendo solo porque se cumplió el medio tiempo. Esta es una falacia, nunca se acaba trabajando medio tiempo, en ocasiones será mucho más o  a veces mucho menos, lo que importa es que termines el trabajo dentro del tiempo prometido.

Nunca te comprometas con más trabajo hasta que hayas terminado el anterior o lo tengas ya en vías de validación, a veces hay sorpresas inesperadas que te obligarán a revisar tus tiempos.

Solamente con el tiempo se puede aprender a dominar este concepto, p. ejemplo si te dedicas a vender medio tiempo y lo quieres hacer solo por las mañanas, puede haber prospectos que te pidan que los vistes por las tardes y ahí se rompen los esquemas platicados, un buen vendedor va a todas.

Por  último, cuida que tu ritmo de trabajo no te ocupe todo tu tiempo y aprende a asignar prioridades también a tus descansos y tiempo que inviertas con tu familia.

Muchas veces acabas trabajando más y recibiendo menos.  

No trabajes más de lo necesario y mantén un ritmo, no aflojes, hazlo bajo presión y te sentirás útil

Si tienes dudas no dejes de comentárnoslo, veremos la forma de orientarte.

Un saludo

 

 

 

 

Francisco Olivares A.

 

Categorizado bajo: Tiempo y prioridades

Te gustó? Subscribeme a mis RSS feeds para estar enterado!