El hábito no haceal monje                                                                                                                                                                    cortesía de Bachoco.com


 

 Contra todo lo que parezca, “el hábito” y  “El hábito”,    son lo mismo, pero no es igual

Hábito.

Ponerse un hábito o generar uno implican cosas totalmente distintas, mientras uno es lo que se ponen los religiosos, el otro es lo que generan vicios o virtudes,

Muchas veces me preguntan, cómo se generan los hábitos?, respuesta:

SI lo haces involuntariamente,  casi siempre es de los malos, los de los vicios, los que se generan “solitos”.

Pero si se trata de los buenos, es porque,

  • Te conviene
  • Te gustará el resultado
  •  Sabes cómo hacerlo
  • Tienes los medios y recursos
  • Sabes que te costará (tiempo, dinero y esfuerzo)

Sabes que te conviene porque te gustará el resultado,  porque sabes cómo hacerlo, porque tienes los medios y los recursos y aunque te costará,  lo lograrás.

Qué necesitas además, formar un hábito que no requiera de meditación o preparación previa, actos como comer, dormir, caminar, etc. son hábitos, mientras hacer ejercicio, cuidar la dieta, no beber en exceso requieren de “vencer” alguno a algunos de los elementos que mencionamos anteriormente.

Un hábito bueno se construye repitiendo las acciones de forma constante y progresiva, hay muchas versiones de cómo y cuánto tiempo  tarda un hábito en formarse, los buenos se dice que cerca de 40 días CONTíNUOS  sin fallar hasta convertirlo en una repetición automática, los malos con unos cuantos días.

Un consejo práctico, revisa detenidamente los que consideras te ayudarán a cambiar tu actitud de forma radical, los que te agregarán elementos de decisión positiva, los que te motivarán a seguir adelante y formar otros.

Muchas veces el eliminar malos hábitos puede convertirse en buenas acciones que te permitan detonar cambios importantes.

Cuando hablamos de un Coach o Mentor, decimos que será el tutor quién te indique cuáles y en qué orden, bastará con detallar tu personalidad y agregar los elementos de cambio.

No es fácil ni rápido, pero cuando hablas de hacer cambios, siempre es mejor si los realizas con ayuda.

Piensa en la figura de un deportista, todos los grandes, tienen a su servicio para su desarrollo, entrenadores, equipo médico (que incluye siquiatras, nutriólogos, médicos del deporte etc.), todos trabajando juntos en el desarrollo del atleta, porqué tú no?

Te invitamos a decidirte a cambiar y formarte hábitos para adquirir nuevas habilidades y cualidades que te ayuden a triunfar,

 No estás solo(a).

 

 

 

Francisco Olivares A.

Categorizado bajo: Certificación y Capacitación

Te gustó? Subscribeme a mis RSS feeds para estar enterado!