Yo sí, si que sí.

Y porqué, se preguntarán. La razón es que sería el mejor vendedor del mundo. Se ganaría la simpatía de cualquier persona, especialmente de mujeres, y me comprarían cualquier cosa que el robot les ofreciera.

Sí, las emociones venden porque generan simpatía y esta a su vez confianza.
Así que no dejes en el olvido el desarrollo de estas capacidades como parte de tu capacitación para llegar a ser un vendedor profesional exitoso.

Por ello, lástima que mi pedido no lo podrá surtir la Universidad de Wroclaw , pero de que quisiera tenerlo es una realidad.

Están ya desarrollando robots capaces de mostrar emociones como supresa, enojo, tristeza, disgusto y otras más.

El principio de fondo es poder llagar a fabricar robots que sean mejor aceptados por el consumidor humano, que sean menos cuadrados y oscos que las aspiradoras actuales, para un día poder  desempeñar funciones como de enfermeras y mayordomos.

Demos una bienvenida y aplauso a los inventores de Emys en la Universidad de Wroclaw que nos permiten disfrutar de estas secuencias de vídeo.

 

Categorizado bajo: Competencia o Incompetencia

Te gustó? Subscribeme a mis RSS feeds para estar enterado!