Por Increíble que parezca, el manejo del fracaso es analizado por todo el mundo, pero el manejo del éxito, rara vez me encuentro con literatura apropiada.

Manejar el éxito pareciera un asunto solamente de recibirlo y disfrutarlo, cuando es el resultado de horas y horas de trabajo y de muchas decepciones.

Manejar el éxito implica aprender a replicarlo, a saborearlo, a repetirlo a cada paso, a veces es tan difícil encontrarlo que resulta triste dejarlo ir.

Cómo lo visualizo yo?, para empezar el éxito personal, el que siento de adentro para afuera el que yo solamente conozco lo que me costó llegar.  Es un éxito callado, suave, alegre, disfruta todo lo que puedas, te acompañará cada vez que te sientas derrotado, recuerda éstos momentos de triunfo.

Sigue el éxito que los demás te reconocen, es efímero, tiene que ver con expectativas y solamente los más allegados a ti te los reconocerán, los que no, muchas veces solamente te dirán “felicidades”  pero pensarán  “fué de suerte”.

EL tercero y último es aquél éxito que no tiene que ver ni con logros ni con reconocimientos, es el éxito que disfrutarás al final de tu camino, es aquél que tú, a solas contigo pensarás.  ¡  Misión Cumplida ¡.

Sea cuál sea el que sientas  JAMÁS te dejes opacar por la triunfo, actúa con naturalidad, nada peor que un pedante exitoso, creo que prefiero un fracasado quejoso.

La ventas te dan la oportunidad diaria de “calibrarte”, a ti no puedes mentirte, tú solo sabes porqué vendiste y porqué no, no te mientas, aprende de  tus errores y no los repitas.

Recuerda, la humildad es la  cualidad más importante para un vendedor.

Adelante, sal y triunfa, pero no lo olvides,  eres parte del todo, COMPARTE tus éxitos.

Un saludo

 

 

Francisco Olivares A.

Categorizado bajo: Recetas mágicas

Te gustó? Subscribeme a mis RSS feeds para estar enterado!